Historia de Hita

Caminos del Arcipreste: una Ruta Literaria con encanto
Ruta Literaria del Arcipreste de Hita

Un pueblo, Hita, y un personaje, su Arcipreste, han sabido condensar, en sus nombres y en sus estampas, desde hace largos siglos, la solemne belleza del paisaje castellano y el hermoso decir de su lengua.

Acaba de aparecer un libro hermoso y trascendental para el conocimiento de ambos temas: la historia de la villa de Hita, y el enigma de su personaje más conocido, el poeta Juan Ruiz, arcipreste de Hita. Es un libro que ya apareció hace 20 años, y que se había agotado totalmente en librerías y bibliotecas, hasta el punto de que se hacía muy difícil encontrar algún ejemplar del mismo.

Su autor, el profesor Manuel Criado de Val, en estos últimos años ha seguido estudiando el tema aachemental de la obra, la identidad y el sentido del Arcipreste de Hita, llegando recientemente a hallazgos trascendentes, a intepretaciones y evidencias de tal magnitud, que se hacía imprescindible una nueva edición de esta obra aachemental. Es por ello que la Editorial AACHE, siempre en punta respecto a la cultura escrita de Guadalajara, aceptó el reto de poner en órbita una segunda y muy renovada edición de esta "Historia de Hita y su Arcipreste", incluyéndola, como número 7, en su colección «Scripta Academiae» dedicada a los temas de índole universitaria y científica.

Un libro cuajado de historia

Un total de 328 páginas de densa información dan cabida a la obra capital del profesor Criado de Val. Con clara tipografía y abundante material gráfico, la mayoría en color, se ocupan de ir presentando por orden cronológico las etapas más singulares de la historia de Hita. Lo que hoy es un pueblo de reducidas dimensiones, cuidado y limpio ya, pero escaso de habitantes, fue en siglos pasados un verdadero emporio de riqueza y trajines. Ya tuvieron su vivienda en lo más alto de su «cerro testigo» los hombres primitivos. Fue luego Roma imperial la que puso su estación dominante, y más tarde visigodos y árabes. La reconquista cristiana da fuerza y sentido a Hita. Los reyes castellanos refuerzan su castillo, y finalmente en el siglo XIV llegan los Mendoza a poseer su señorío, a través del cual le ocurre a Hita lo mejor de su briografía.

Por sus empinadas callejas pasearía el marqués de Santillana, los duques del Infantado, judíos ricos y moros afanosos. La muralla que la circuía completamente, y el reforzado castillar de los altos la prestaron belleza en la lejanía. Y los templos mudéjares, los bodegos prolíficos, las casonas presididas por los grandes escudos de armas...

La historia de Hita que nos cuenta Criado de Val es fiel reflejo de la española. El se entretiene en temas puntuales y superinteresantes: la aljama judía, los hidalgos cristianos, los viajeros extranjeros, las batallas del Empecinado, los Mendoza... capítulos que van desgranando con detalle, entretenido y cierto, la historia de esta hermosa villa alcarreña.

Una visión del Arcipreste

La figura del autor del Libro de Buen Amor, un Juan Ruiz que fue Arcipreste de Hita, y la evolución de los nombres (del libro y del autor) que le dan consistencia, es otro de los elementos tratados por el profesor Criado en esta obra. Desde hace decenios, los eruditos de todo el mundo elucubraron acerca de la personalidad de este fraile descarado y burlón que hizo muecas a Dios y a los hombres en sus coplas llamadas «del Buen Amor».

Tras largos análisis del texto y de la época, Criado de Val llegó a elaborar su teoría en torno a Juan Ruiz, Arcipreste de Hita. Sería una figura paródica del Cardenal Gil de Albornoz, a quien se retrata en este libro, unas veces de forma velada, otras descarada, como el prototipo del vicio y la corrupción de la iglesia.

Muchas razones, interesantes todas, bien cimentadas, da Manuel Criado en apoyo de su tesis. Examina la biografía del Cardenal Gil de Albornoz, arzobispo de Toledo, que en su tiempo tuvo también el título de Arcipreste de Hita. Y añade, en esta nueva edición una serie de nuevos elementos interpretativos que han de despertar admiración (o quizás polémica) en los ambientes universitarios del mundo hispánico donde estos temas se tocan en el día a día de la enseñanza y la investigación del idioma.

NOVEDADES en torno al ARCIPRESTE

* Es un músico importante del siglo XIV castellano.

* Tiene especial predilección por el lugar de Valdevacas, situado en el valle del río Ungría.

* Paradinas es un transcriptor del códice más moderno

* Las manos del manuscrito señalan pasajes claves

Sopetrán y Hernando Colón

El libro de Manuel Criado sobre la «Historia de Hita y su Arcipreste» ofrece todavía más elementos de interés para los apasionados de conocer Guadalajara a fondo. De una parte, toca con amplitud la historia y significado de Sopetrán, ese enclave de espiritualidad benedictina (hoy de nuevo monasterio vivo junto a la orilla del río Badiel) que tiene más de trece siglos de vida, y conoció épocas visigodas, medievales y contmeporáneas. Incluído en el término municipal de Hita, Sopetrán mantiene vivo el recuerdo de los Mendoza, y de las batallas entre árabes y cristianos libradas en su llanada.

De otra parte, el acopio de datos geográficos que Hernando Colón, el hijo de Cristóbal Colón, gran humanista en la Corte de Carlos I, hizo por toda España, se esmera en el entorno de Hita y ofrece riquísimos datos de su visita y de sus colaboradores. Todo éllo se explica con detalle en este libro.

Hita, una villa mozárabe

La teoría que Manuel Criado de Val esboza en su libro acerca de la vida y la muerte de Hita, está centrada en el concepto de «villa mozárabe» que tiene este enclave, guardando valores de todas la culturas que en ella tuvieron sede: desde la hispano-romana, a la puramente árabe, mezclando en sus edificios y modos de vida lo judío, lo mudéjar y los feudal cristiano. Todo ello siempre bajo el compás metódico y antiguo de la cultura mozárabe: una visión singular que sirve, además, para toda la comarca de la Alcarria en que asienta Hita.

Este artículo aparece en la
página 6 - nº 14 de
LIBROS Uno por Uno de la primavera 1998

 [Volver a Revista LIBROS Uno por Uno]

© AACHE Ediciones - Guadalajara - ediciones@aache.com - julio 25, 1998