todos los libros sobre Guadalajara en aache ediciones
patrocinado por aache ediciones

El Quijote en verso

Lo que muchos coleccionistas de Quijotes buscaron siempre: El Quijote en verso, ya está en el mundo, de la mano de un genial poeta y escritor malagueño, Enrique del Pino. Tras 18 largos años de trabajo, después de leerse infinidad de veces el original de Cervantes, de ana,izarlo con pormenor, de sacarle sus brillos mejores y sus significados más ocultos, del Pino ha escrito una obra que puede pasar a los anales de la Literatura Española como una monumental emulación, sonora y bella, de la mejor novela de todos los tiempos. 
Así comienza la obra que en 62.100 versos, distribuidos en décimas, alberga a primera parte de El Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha que en 1605 puso Miguel de Cervantes en consideración pública, y ahora Enrique del Pino ha convertido en largo y épico poema:

Digo, pues, que en un lugar
de la Mancha, en un paraje
de mucho campo y paisaje
cuyo nombre no he de dar
pues no quiero recordar
semejante fantasía,
no hace mucho que vivía
un hidalgo caballero
de los que en el astillero
larga lanza se ponía...

Ha sido la Editorial Dulcinea del Toboso, que dirige en esa misma ciudad de la Mancha el gran amante de los libros José Perea Ramírez, la que se ha animado a poner en el mundo esta monumental obra, que en tamaño cuarto mayor, y con exquisita encuadernación de tapa dura, a lo largo de 656 páginas nos da sin que nada falte, la peripecia entera de don Quijote, Sancho, el ama, el cura y el babero, más sus famosos contrincantes los galeotes, los vizcaínos, los trasgos y venteros de mala nota y condición. Del Pino ha consumado algo que parecía imposible. Si como una tarea monumental y quimérica se tuvo siempre (y es ya clásica frase para demostrar obra gigantesca) poner a la Biblia en verso, no menos monumental, por quijotesca, larga y valiente sería la de trasladar a poema la obra mejor de Cervantes. Y aquí está hecha. El malagueño Enrique del Pino, después de casi 20 años de cotidiana tarea esforzada, la ha dado cumbre. La primera parte del Quijote ha aparecido en librerías, por mayo de 1999, y la segunda aparecerá pronto. Pero la oportunidad (para coleccionistas de quijotes, y para todos los amantes de la buena literatura) está aquí. Este monumento de las letras, que en décimas perfectas retrata la galanura más alta de la lengua castellana.
Cuando se retrata la imponderable acometida de don alonso hacia los molinos de viento, en este Quijote en verso se puede leer así:

Tras de la lanza el caballo
y tras de éste su jinete,
en menos de un periquete
y en modo tal cual si un rayo
descargara sobre un tallo
de frágil envergadura
terminó la acometida...

Esta es la rareza que hoy presentamos, y que bien merece una detenida atención de cervantistas, quijotistas y curiosos. Españoles que velan e hispanistas que añoran la luz de levante con la que Alonso Quijano se echó al campo de Montiel una mañana de verano. Aquí hay algo, hay mucho, de esa luz.

Este artículo aparece en Libros Uno por Uno, nº 20, primavera 2000


 [Volver a Revista LIBROS Uno por Uno]

© AACHE Ediciones - Guadalajara - ediciones@aache.com - abril 08, 2000