todos los libros sobre Guadalajara en aache ediciones
patrocinado por aache ediciones

Membrillera, peripecias de otro siglo

Ficha del libro
Membrillera, peripecias de otro siglo
Gabino Domingo Andrés
Colección Letras Mayúsculas, 10
176 páginas, con fotografías antiguas.
10 Euros

El libro Membrillera, peripecias de otro siglo, ya en su segunda edición, ha supuesto para muchos la sorpresa de descubrir a un autor nacido en la más absoluta sencillez, de origen rural, que ha sabido captar a la perfección la secuencia y el pálpito de la vida de un pueblo alcarreño, narrando con limpieza, con seguridad y gracia las anécdotas surgidas en Membrillera a lo largo del siglo XX. Esas anécdotas, relatos breves, descripciones y memorias componen un retablo de vida rural palpitante y grandiosa. Todo un mundo ya perdido, pero vivo en el corazón de muchos. Y, en todo caso, un ejemplo preciso de cómo se vivía, como se pensaba y cómo se soñaba en los pueblos de nuestra provincia. Este libro es segunda edición.

El autor ha sido durante años alma de la villa de Membrillera, en el sentido de que ha sido creador de la Asociación de Amigos, de un periódico, de una Casa-Museo de la vida rural, de fiestas y muchas otras adquisiciones que han revitalizado el pueblo. Dedicado en Madrid a regentar el único establecimiento que queda de freiduría de gallinejas, su forma de ver la vida, su dinamismo, su ingenio y su buen talante literario, le hacen acreedor a un hueco, importante, en el mundo social y literario de Guadalajara. Este libro hermoso y asombroso, es la mejor prueba.

Las gallinejas son tripas de cordero lechal, fritas en sebo (no en aceite). Así lo decía el gran pintor Solana, puesto a escribir y escrito en “El Rastro”. Camilo José Cela las llamaba “parientes del zarajo conquense y del chinchulín criollo”, también las llamaba “tripicallos”. Tras muchos avatares de hacer, comer y mantener las gallinejas, estas son hoy un bocado escaso y exclusivamente madrileño, pues no se san en los alrededores, ni en provincias. Solo en Madrid, y en sus barrios castizos: Embajadores, Lavapiés, Tetuán, Vallecas o Ventas. En 1920 había más de cien establecimientos en Madrid que se dedicaban a esto,´los llamaban las “fondas del sebo”, y hoy ya solo queda, realmente, de verdad, uno solo, la Freiduría de Gallinejas de Embajadores, que regenta uno de Membrillera, un tal Gabino Domingo Andrés, que se está haciendo más famoso que Cascorro (quien, por cierto, también era alcarreño, pero murió pronto). Y se está haciendo famoso por eso, porque cada día tiene más lleno el local, que heredó de una tía suya, que cuando él estaba en la adolescencia, allí en su pueblo, apedreando gatos, le llamó y le dijo: -¡Venga, Gabino, tú a Madrid, que tienes que llevar este local, que si no se acaba! Y allá se fue y allá sigue. Pero ha vuelto. Vaya si ha vuelto. Por la puerta grande. Porque ahora Gabino Andrés es en Membrillera el alma del pueblo, el presidente de la Asociación de Amigos, el típico “factotum” que se mueve con las fiestas, con los papeles, con el PRODER, con las imprentas, y que ha creado una Casa-Museo típica... en fin, no voy a seguir. Porque ya se sabe (y sobre todo en la Alcarria) que cuando a uno se le pone muy bien en los periódicos, sus paisanos piensan que realmente lo que el escritor quiere es mortificar a otro, meterse con alguien. Y porque si de alguien hablas muy bien, o simplemente bien, la envidia crece como un campo de cardos, se pone densa, ahoga el paisaje y hasta las almas. Mejor dejarlo.

Membrillera, peripecias de otro siglo

Estas líneas van a propósito de un libro que ha escrito, o más bien ha reescrito, y publicado en segunda edición, Gabino Domingo. Lo va a presentar el próximo viernes, día 25, en Jadraque, en la Feria FAGRI dedicada a las cosas del campo. En un caseta que pone el librero Germán Medina y en la que piensa vender estos libros y otros muchos sobre Jadraque, sobre su castillo, sobre Ochaita y sobre mil cosas relativas a la tierra de la Alcarria y del Henares.

Este libro de Gabino Domingo se titula “Membrillera, peripecias de otro siglo”, y es una recopilación de las mejores anécdotas ocurridas en ese lugar, en todo el siglo veinte. Son más de cien esas anécdotas, breves todas, simpáticas y sorprendentes todas. El autor las vivió, algunas, o se las contaron. Y fue anotando con paciencia, dándoles forma con el tiempo, afilando sus empieces, sus nudos, sus desenlaces. Dejándolos dorados, brillantes, nítidos en suma.

Yo le he puesto el prólogo, a la segunda edición del libro, y la verdad es que no he dicho en él todo lo que pienso del libro. El prólogo a la primera edición se lo puso quien también en estas páginas escribe a menudo, Javier Bravo. El le conoce mejor, y añade datos de su vida, esencias de su carácter. Yo me quedo con el resultado, con la faena que ve el espectador desde la barrera. Pero es que es una faena redonda, pulcra, de salir a hombros. A mí de este libro me ha asombrado una cosa especialmente, y es lo bien escrito que está (mérito, por otra parte, que deberían tener todos los libros que salen al mundo, pero que, por desgracia, no consiguen alcanzar ni la mitad de ellos, ni una cuarta parte de ellos).

Y aún me maravilla más esa pulcritud de escritura, esa sencillez y elegancia que tiene tanto de Azorín, algo de Sánchez Ferlosio, y unas migas de la ruralía sabia y honda de Andrés Berlanga. Pero aquellos fueron todos al Instituto, y ya se sabe: algo se les pegó de lo que aprendieron en las clases de literatura. Este no, Gabino no fue al Instituto. Y a escribir ha aprendido no leyendo, sino hablando pausado, pensando por orden, mirando y fijándose. Que es lo que les digo yo ahora a mis hijos, y a mis alumnos, que miren, que analicen, que piensen.... eso que parece tan sencillo, pero que a todos se les hace tan pesado, porque... ¡es tan cómodo que todo te lo den mirado, analizado y pensado!

Charlando con Cela

Han sido publicadas hace poco las relaciones de Gabino Domingo con Camilo José Cela. Un buen día le llamaron por teléfono, se puso, y el que llamaba le dijo que era Camilo José Cela, y que le quería preguntar unas cosas sobre su oficio de ventero y freidor de gallinejas. ¡Yo pensé –dice Gabino- que era un bromista que me quería tomar el pelo. Pero bueno.... le seguí la corriente. Y por no quedar mal, por esperar a ver qué pasa, atento, etc.... (muy alcarreño todo). Cela le preguntó hasta el más mínimo detalle todo lo relativo a su oficio, la de freidor de gallinejas. Y Gabino le contó lo que sabía. Luego Camilo volvió a  llamarle, le pidió más información, le dio las gracias, le animó a que recuperaran en Membrillera la fiesta de la Carrera del Cabro, y quedó muy amigo suyo. Tanto, que, impresionado, el escritor de Padrón le dedicó estas frases en un artículo que publicó en ABC el domingo 21 de diciembre de 1997: “ Gabino es hombre de buen hacer y acontecer, sabe de gallinejas y de freir gallinejas más que nadie, ama su oficio, discurre con fundamento y habla un español sonoro, preciso y señalador”. Caray, con esa frase, y en el mundo de las letras, uno puede hacer ya lo que quiera.

Parece como si aquellas charlas con Cela, que no fueron más de dos o tres, le hubieran imbuído a Gabino Domingo las capacidades de la locuacidad y la escribanía. O sea, como si una paloma mensajera en oficio de “espíritu de las letras” se le hubiera colado por el cable del teléfono.... porque a partir de entonces se puso a poner en papel lo que sabía de su pueblo: las anécdotas de cazadores, de guardias civiles, de curas y señoritos. Las bromas de los chavales a los arrieros. Los trabajos de segadores y alguaciles. Las ansias de señoritas y molineros. Las secuencias de fiestas, toros, cabros, rosquillas y pollinos. En fin: un mundo. Un mundo que ha quedado modelado, tallado en mármol, puesto a secar y presto a la admiración. El mundo de Membrillera a lo largo de un siglo, del veinte, de ese siglo en el que, allí, como en tantos otros pueblos de la Alcarria y de Castilla, se pasó sin medias tintas de la Edad Media al mundo digital, de las alpargatas a las Nike y de las chaquetas de pana a los chandals grises con tiritas azules. El ha sido un testigo serio y digno, un testigo que lo ha puesto en este libro magnífico, recio, digno de aplauso: Membrillera, peripecias de otro siglo.

Más información

Este artículo aparece en Libros Uno por Uno, nº 28, verano 2004


 [Volver a Revista LIBROS Uno por Uno]

© AACHE Ediciones - Guadalajara - ediciones@aache.com - julio 09, 2004