museos de castilla-la mancha toledo guadalajara cuenca ciudad real albacete


Catedral de Toledo

Toledo. Museo de la Catedral

El corazón catedralicio

      La edificación de la Catedral abarcó más de 250 años, tras la primera piedra colocada por Fernando III (1226). La capilla de la Descensión, es el lugar exacto donde se dice bajó la Virgen para imponer la casulla san Ildefonso (rejas de Domingo de Céspedes y retablo de alabastro de Felipe Bigarny). El altar Mayor, coronado por un Calvario, es una joya que contiene escenas del Nuevo Testamento. Trazado por Petit Jean (1498), tallado por Felipe Bigarny, Diego Copín y Sebastián de Almonacid y pintado por Francisco de Amberes y Juan de Borgoña (1504). La monumental reja es de Francisco de Villalpando (1538). En la cripta destaca un grupo escultórico del Santo Sepulcro tallado por Copín (1514) y pintado por Juan de Borgoña. El Coro está labrado (1489-1543) con escenas de la toma de Granada en la sillería baja (por Rodrigo Alemán) y relieves de santos y personajes en la sillería alta (Alonso de Berruguete y Felipe Bigarny); destacan además una adorable talla de la Virgen Blanca (del gótico francés del siglo XIV) y soberbios atriles. La reja es otro grandioso ejemplar, éste de Domingo de Céspedes (1541-1548). El Transparente es un riquísimo retablo (Narciso Tomé, 1732) con la apoteosis de la Eucaristía. En el Trascoro: tres capillas, en una de ellas un interesante grupo escultórico del Descendimiento de principios del XVI.

Las capillas

      La capilla Mozárabe -que mantiene el rito toledano- fue alzada bajo la dirección de Enrique Egas (la cubierta la rehizo Jorge Manuel Theotokópuli); destacan los murales (Juan de Borgoña, 1514) de la conquista de Orán al frente de Cisneros. La capilla de la Epifanía cuenta con valioso retablo de Juan de Borgoña y la de la Purísima con otro atribuido a Francisco de Amberes, ambas con rejas de Juan Francés. Tras la puerta Llana, la capilla de San Martín ofrece un bello retablo plateresco con tablas del XV y reja firmada por Juan Francés; tras ella la capilla de San Eugenio mantiene su estructura del XIII, un retablo con un talla del titular (Copín, 1517), pinturas (Starnina, hacia 1395) y enterramientos (mudéjar de Fernando Gudiel, 1278 y plateresco del obispo Fernando del Castillo), cerrada con reja de Domingo de Céspedes. Tras el inmenso San Cristóbal (pintado por Gabriel de Rueda, 1638), la puerta de los Leones y la antigua capilla de Santa Lucía, se sitúa la capilla de los Reyes Viejos (donde estuvieron los enterramientos que hoy vemos en el presbiterio) con tres retablos de Francisco Comontes (1539), una bella puerta gótica y una reja Domingo de Céspedes (1529).

      Las capillas de la girola comienzan con la de Santa Ana, un buen conjunto plateresco con talla de la titular, la de San Juan Bautista con reja gótica y enterramiento (del XV) y la de San Gil con su arquitectura del XIII y decoración manierista. Tras el acceso a la Sala Capitular encontramos la capilla de San Nicolás sobrepuesta a una bella puerta plateresca y la de la Trinidad que muestra un bello retablo de Juan de Borgoña (1521). La capilla de San Ildefonso es la grandiosa construcción funeraria del arzobispo Gil Carrillo de Albornoz aunque su retablo gótico fue sustituido por una pieza neoclásica de Ventura Rodríguez (1780). La capilla de Santiago del poderoso Álvaro de Luna, está ejecutada en estilo gótico flamígero por el maestro Hanequin de Bruselas (1438-1449); los bultos de los enterramientos fueron labrados por Sebastián de Toledo (1489) y el retablo gótico (1488) contiene pinturas de Juan de Segovia y Sancho de Zamora. La capilla de los Reyes Nuevos, es el panteón de los Trastamara, de trazas góticas y portada plateresca obra de Alonso de Covarrubias. Por fin, la capilla de Santa Leocadia cerrada en el XV con un lienzo de la mártir toledana y la capilla del Cristo a la Columna, gótica y con retablo del titular atribuido a Copín de Holanda (1510/5).

      Sigue la capilla-parroquia de San Pedro en la que pueden verse frescos atribuidos a Pedro Berruguete y retablos neoclásicos (gran lienzo de Bayeu). La puerta de Santa Catalina (XIV) comunica con el claustro y permite pasar a visitar la capilla de San Blas, con el enterramiento del arzobispo Tenorio y pinturas murales de lo mejor del arte italiano del trecento con escenas de la vida de Jesús y de San Blas. La capilla de la Piedad, conserva elementos medievales y obras barrocas, la capilla Bautismal muestra una fachada con buena reja historiada de Domingo de Céspedes, decoración gótico flamígera y pila bautismal gótico-renacentista. Finalmente, el espacio gótico-flamígero de la Virgen de la Antigua con talla del XV, y la capilla de doña Teresa de Haro con fachada y reja gótica. 

Datos prácticos

Emplazamiento: Entrada por la Puerta Llana, calle Cardenal Cisneros, s/nº. Tf. 925.222.241.
Apertura: lunes a sábados de 10,00 a 18,30; domingos y festivos de 14 a 18,30 horas.
Precio (Catedral y Museos):  5,50
Tarifa bonificada (pensionistas, estudiantes, etc.):  4,50 .
Publicaciones: Frente al acceso hay una tienda de Aldeasa donde venden todo tipo de publicaciones sobre la Catedral y recuerdos de la visita.


Los textos y fotos de este web site pertenecen a la obra Museos de Castilla-La Mancha. de José María Ferrer González y Antonio Herrera Casado, editado por AACHE Ediciones. 2006. Colección "Tierra de Castilla-La Mancha" nº 6.
Esta página es ofrecida a la Nueva Frontera por
AACHE Ediciones, libros de Guadalajara y Castilla-La Mancha
C/ Malvarrosa, 2 - 19005 GUADALAJARA (España)
Telef.  +34 949 220 438 - email: ediciones@aache.com - Internet: www.aache.com

© AACHE Ediciones - actualizado a domingo, 19 de noviembre de 2006
Reservados todos los derechos