Rollos y picotas de castilla-la mancha lupiana


La picota de  Lupiana

La Picota de Lupiana

Lupiana aparece en el fondo del valle del río Matayeguas, en plena Alcarria. Presidiendo el recinto de la plaza mayor, frente por frente al Ayuntamiento, se levanta la picota, obra del siglo XVI: sobre cinco gradas o escalones, se yergue una basa cuadrada de metro y medio de altura, que sostiene una columna acanalada de dos metros con capitel formado por cuatro cabezas de monstruos alados; está rematada por un pináculo barroco con cuatro florones sobre el que se iza una cruz de hierro sobre base de tronco piramidal.

En la parte más alta del pueblo, se sitúa la iglesia con su torre rematada en boliches, en la que se venera a San Bartolomé. Su portada es de estilo plateresco, con arco de medio punto entre dos columnas estriadas, adornándose con dos medallones en sus enjutas que representan a los santos Pedro y Pablo. Su interior es de tres naves de estilo gótico, con un arco triunfal de medio punto que da acceso al presbiterio, en el que sostienen sus arquerías góticas pechinas aveneradas.

En las cercanías del pueblo, dominando el valle, y sobre un cerro, se levanta el monasterio de San Bartolomé, que fue casa madre de los jerónimos. Sobre un bosque de encinas y olmos, destaca la almenada torre y el frontón de lo que fue su iglesia, con hornacina del santo titular y escudo real de Felipe II. Lo más destacable del cenobio, es el claustro plateresco con dos órdenes de galerías de arcos de medio punto y balaustrada la inferior, y arcos escarzanos y barandilla calada de piedra la superior; una tercería galería en un solo lado, ostenta una columnata con zapatas de madera tallada. En las enjutas de los arcos, se muestran medallones con escudos de la orden, y los distintos capiteles representan alegorías muy semejantes. También existen algunos artesonados de mérito.

Desde los jardines adornados con fuentes, desde un pequeño mirador, se puede contemplar uno de los paisajes más típicamente alcarreños, con el pueblo a sus pies y la confluencia de los valles del Matayeguas y el Ungría con su vegetación de nogueras y olivares.


Texto y foto pertenecen a la obra El poder y sus símbolos en Castilla-La Mancha (Catálogo de todos los Rollos y Picotas de la Región). AACHE Ediciones. 2005. Colección "Tierra de Castilla-La Mancha" nº 4.
Esta página es ofrecida a la Nueva Frontera por
AACHE Ediciones, libros de Guadalajara y Castilla-La Mancha
C/ Malvarrosa, 2 - 19005 GUADALAJARA (España)
Telef.  +34 949 220 438 - email: ediciones@aache.com - Internet: www.aache.com

© AACHE Ediciones - actualizado a sábado, 18 de noviembre de 2006
Reservados todos los derechos